Riobamba “La ciudad de las Primicias”

esquina-10-de-agosto-y-espana

La historia de la ciudad de Riobamba inicia con la llegada de los conquistadores Diego de Almagro y Sebastián de Benalcázar a la llanura de Liribamba, un asentamiento Inca representativo localizado cerca de la Laguna de Colta. Ambos conocían de la existencia de una importante ciudad en la región norte del imperio Inca que tenía una gran abundancia de recursos. Se denominaba "Quito". El 15 de agosto de 1534, Almagro decide realizar en Liribamba la fundación de la que sería la primera ciudad en el actual territorio ecuatoriano a la cual nombró Santiago de Quito. Sin embargo, decide trasladar la fundación 180 kilómetros hacia el norte, en la ciudad inca de Quito. Se realizó el 28 de agosto del mismo año y la llamó “San Francisco de Quito”. Posteriormente, Sebastián de Benalcázar la ratificó el 6 de diciembre.

Santiago de Quito se volvió un pueblo. Se había hecho conocer como "Riobamba", nombre que se deriva de la combinación de las palabras "río" (palabra española, indicando la presencia del río que cruzaba por la mitad del poblado) y "pampa" (palabra quichua que significa planicie o llanura). No obstante, con el transcurso de los años fueron llegando parejas de esposos y familias pequeñas de origen español, mayoritariamente andaluzas. Debido a las condiciones geográficas y climatológicas, además de la abundancia de recursos naturales, la zona se volvió atractiva para la implementación de encomiendas, obrajes y haciendas. El 9 de julio de 1575, fue re-fundada por el capitán Antonio de Rivera y Don Ruy Díez de Fuenmayor, pasando a denominarse "San Pedro de Riobamba". En 1623, el rey Felipe IV le concede el título de "muy noble y muy leal" y le asigna su escudo de armas. Se constituyó como una urbe amplia, con calles anchas, casas esplendorosas y templos religiosos imponentes. Tuvo un desarrollo económico, político y social impresionante. Fue cuna de brillantes científicos y figuras sociales como Pedro Vicente Maldonado, Juan de Velasco, Magdalena Dávalos, Isabel de Godín, entre otros.

El 4 de febrero de 1797, Riobamba sufrió un terremoto que la devastó casi en su totalidad. Se perdieron cerca de 20.000 vidas en todo el corregimiento. Sin perder tiempo, un grupo de notables riobambeños comenzaron a planificar el reasentamiento de la urbe en la llanura de Aguisacte. Las calles y plazas de la nueva ciudad se trazaron a cordel y empedraron. Inmediatamente, los solares se repartieron a las familias, los ciudadanos y las congregaciones religiosas.

Tan solo dos años después del terremoto, la ciudad empezó a renacer en un nuevo valle con la privilegiada vista de cuatro majestuosos volcanes: Chimborazo, Carihuairazo, Altar y Tungurahua. Durante el siglo XIX, Riobamba fue testigo de actos determinantes en la formación de la república del Ecuador. El 11 de noviembre de 1820 sigue la línea de Guayaquil y designa un gobierno autónomo, emancipándose de la corona española, aunque solamente por dos días. Sin embargo, se marcó un precedente importante, culminándose el 24 de abril de 1822 con la batalla de Tapi, que se libró en los alrededores de Riobamba y finalizó dentro de la ciudad con la derrota de las fuerzas españolas; siendo una antesala de la batalla del Pichincha, ocurrida el 24 de mayo de 1822 y que sellaría definitivamente la independencia ante España.

Después de la desintegración de la Gran Colombia, el 14 de agosto de 1830 se reúne en Riobamba la primera asamblea constituyente, con la finalidad de redactar la primera constitución del estado, dando origen a la República del Ecuador. A finales del siglo XIX, Riobamba se constituía como una de las principales ciudades del Ecuador, con una arquitectura republicana envidiable, grandes progresos en infraestructura y una calidad de vida muy alta. La casa de Hotel Montecarlo proviene de dicha época. Entrado el siglo XX, Riobamba experimentó un crecimiento económico muy importante debido a la implementación del ferrocarril ecuatoriano por parte del gobierno de Eloy Alfaro, que comunicaba la región sierra con la costa en pocas horas, facilitando notablemente el intercambio comercial de productos. Dada su privilegiada ubicación en el centro del país, la ciudad se convirtió en un eje estratégico de operaciones de todo tipo. Para inicios de la década de 1920, la ciudad ya contaba con agua potable y electricidad. Existían varios teatros de renombre nacional y periódicos de altísimo nivel.

Lamentablemente, en 1926 se produjo una crisis económica muy grave. Se frenó completamente el desarrollo de la ciudad, provocando la migración de decenas de familias hacia Quito, Guayaquil y Cuenca, además de la venta de gran parte de sus propiedades, la bancarrota de numerosas personalidades y el cierre de múltiples negocios.A pesar del notable impacto generado sobre la economía riobambeña, la ciudad no se quedó estancada y supo salir delante de a poco gracias a los valiosos empresarios que decidieron permanecer en ella y los visionarios que llegaron en búsqueda de oportunidades. Varias empresas conformadas después de la crisis siguen vigentes hasta la actualidad gracias a la herencia familiar y el esfuerzo de su gente.

13521855_1094139407325992_1325738864437586518_n

RIOBAMBA, LA CIUDAD DE LAS PRIMICIAS

La ciudad obtiene uno de sus sobrenombres característicos, “ciudad de las primicias” debido a un amplio grupo de innovaciones que sucedieron a lo largo de su historia, gracias al empeño de su gente, que fueron las primeras de su tipo en el país:

Primera ciudad española en el territorio ecuatoriano: fundada como Santiago de Quito inicialmente, el 15 de agosto de 1534, pasando a denominarse como “Riobamba” posteriormente.

Primer cabildo municipal: conformado en Santiago de Quito por Almagro y Benalcázar.

Primera iglesia: La iglesia de la Virgen María de Balbanera, construida cerca de Santiago de Quito en 1534.

Primera conversión: hacia los indígenas de la zona de Santiago de Quito, en 1534.

Primera misa: oficiada por Fray Marcos de Niza en la iglesia de Balbanera.

Primer escudo nobiliario de armas: otorgado por el rey Felipe IV de España en el año 1623.

Primer científico: primer autor de un mapa del territorio y primer miembro latinoamericano de la Academia de Ciencias de París: el sabio riobambeño Pedro Vicente Maldonado, nacido en 1704, miembro de la célebre Misión Geodésica Francesa.

Primer convento: fundado por Fray Marcos de Niza en la antigua Riobamba, constituyéndose como convento de frailes menores.

Primer historiador: el célebre Padre Juan de Velasco, sacerdote jesuita, autor de la obra “Historia de la Real Audiencia de Quito”.

Primera asamblea constituyente y primera constitución del Ecuador: celebradas el 14 de agosto de 1830 en el antiguo convento de Santo Domingo (actual colegio Maldonado), en donde 16 de los 20 diputados electos se reunieron para redactar la primera constitución de la república.

Primera congregación religiosa del Ecuador: la congregación de las hermanas Marianas, fundada por la beata Mercedes de Jesús Molina en 1873 y aprobada por el papa León XIII en 1895.

Primer equipo de fútbol profesional: Sport Club Olmedo, fundado en Riobamba el año 1912 en honor al guayaquileño José Joaquín de Olmedo, que pasaría a refundarse en 1919 como Centro Deportivo Olmedo.

Primera ciudadela: La famosa ciudadela “Bellavista”, constituida por los hermanos Levy al sur de la ciudad en 1924, con el objetivo de acoger a empresarios de Quito, Guayaquil, Siria, Líbano, Estados Unidos, Francia, España que se instalaron en Riobamba con sus familias durante la época de auge económico de la ciudad. Se proyectaba como una urbanización de lujo, e incluso fue promocionada en Estados Unidos por varias ocasiones.

Primera huelga femenina: ocurrida en junio de 1919 en las instalaciones de la fábrica de textiles “El Prado” del español Francisco Dalmau, debido a los bajos sueldos y el temor a despidos por reemplazo de mano de obra.

Primer hipódromo: apoyada por Francisco Dalmau, con la idea de celebrar temporadas hípicas, como se realizaba en Europa. Se ubicaba a un costado de Bellavista.

Primer tranvía: operado por tracción animal, a inicios del siglo XX.

Primera radio: Radio “El Prado”, establecida en 1925 por el ingeniero riobambeño Carlos Cordovez Borja.

Primera grabación de música profesional: realizada en los estudios de Radio “El Prado”.

Primer estadio olímpico: inaugurado el 14 de marzo de 1926, después de ser construido en solamente 5 semanas.

Primeras olimpiadas: celebradas en marzo de 1926. Fueron las primeras olimpiadas del Ecuador.

Primer campeón de fútbol: el equipo Chimboracense, ganador de las primeras olimpiadas.

Primera feria nacional agropecuaria: la feria agropecuaria de Macají, establecida en 1941 y que es celebrada anualmente hasta la actualidad, siendo reconocida a nivel nacional.

Primer equipo de fútbol provinciano campeón nacional profesional: el Centro Deportivo Olmedo, fundado en 1919 y campeón del Campeonato Nacional de Fútbol en el 2000.